Este tipo de formación responde a necesidades de las empresas que tienen un grupo de trabajadores para los que sería conveniente recibir una cierta formación o bien porque hay que ajustarse a una necesidad muy concreta.

La formación se ajusta a los que la empresa necesita, a su cultura, a la formación del empleado, etc.

Damos solución con en el diseño de esta formación y la impartimos la mayor parte de las veces en las propias empresas.

Nuestra Metodología

Contenidos Adaptados

Para el diseño de la acción formativa nos reunimos antes de cada curso con la dirección de la empresa u organismo contratante para establecer los objetivos concretos que se persiguen con la impartición de esta acción formativa.

Docencia Participativa

Los bustos parlantes ya no tienen cabida en la formación moderna. Ni siquiera en la enseñanza reglada de estudiantes de bachiller o universitarios, pero todavía mucho menos en la formación profesional.

Los profesionales no aprenden lo que se les dice, aprenden sobre todo aquello que ellos mismos han colaborado en pensar, en elaborar, en enunciar.

Podemos concluir, pues, que la formación, o es participativa o no sirve como formación.

Contenidos Prácticos

Nosotros pensamos que “el saber sí que ocupa lugar”, por lo que no es sensato pretender que los seres humanos retengan en su memoria todo aquello que necesitan saber, todo aquello de lo que se les informa, todo aquello que la empresa necesita que aprendan para aumentar su eficiencia y su productividad. De ahí la necesidad de que los cursos de formación sean prácticos.

Prácticos no quiere decir solamente que les puedan resultar útiles para su trabajo. Prácticos quiere decir que los conocimientos deben ser transmitidos por el formador de forma práctica, no con discursos, sino haciendo vivir las experiencias a base de ejercicios, dinámicas y casos prácticos de los que los participantes extraigan de modo natural las consecuencias pedagógicas pertinentes, los objetivos del curso que se les había propuesto al principio.